<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2250903371594041&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La carne de cerdo, nutriente de bienestar.

avatar

Publicado por Ing. José Miguel Ciutad - 27 abril, 2018

El ser humano está equipado con un cerebro que contiene 86.000 millones de neuronas, contra los 28.000 millones de nuestros parientes más próximos, los chimpancés.

 

En las últimas décadas, el consumo de carne aumentó el doble que la población del mundo. Se avanza hacia una producción sustentable con el ambiente y en pos de lograr productos cada vez más naturales y saludables.

 

Llegar a ese nivel de desarrollo -que supone el poder establecer las redes neuronales más complejas de todo el sistema vivo- fue producto, según la ciencia, de dos eventos determinantes: la incorporación de la carne en la dieta y la adopción de técnicas para su manipulación (no sólo a través de la cocción a fuego sino también por el uso de herramientas para su molienda).

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, titulado "Impacto de la carne y las técnicas de procesamiento de alimentos en el Paleolítico Inferior", desde que hace 2,6 millones de años los ancestros del hombre moderno empezaron a comer carne, entraron en el camino evolutivo a las características actuales del homo erectus.

“Consumieron la carne valiéndose de herramientas para molerla. Fue entonces que el ahorro en la masticación permitió que se reduzca el tamaño de la mandíbula, sus músculos y dientes. Asimismo, el consumo de proteína desencadenó la transformación del cerebro”, dice el estudio. Cuando nos referimos a carne, claramente se refiere a todo tipo de animales, entre ellos la carne de cerdo.

 

La carne roja es la fuente de proteína más rica. El organismo humano requiere de aminoácidos -encontrados en las proteínas- para operar y mantener 

fuertes sus defensas. La carne porcina es una de las más elegidas en la actualidad, por su sabor, es tierna y muy nutritiva.

 

Consumo de carne, desarrollo y evolución de la humanidad

La carne desempeñó un papel esencial en el desarrollo cerebral del ser humano hace millones de años y lo sigue haciendo, pues el cerebro es un órgano voraz en demanda  de energía. Consume el 20% del caudal energético de un cuerpo en reposo y necesita reposición continua para seguir funcionando.

Hoy se tienen plenas pruebas de que consumir carnes rojas aporta vitaminas A, B2, B12 y D; minerales como hierro, zinc, magnesio, calcio y potasio; además de las proteínas. Todo este complejo de nutrientes no solo facilita el correcto funcionamiento del cerebro sino el rendimiento saludable de todo el organismo, lo cual es esencial a la generación de bienestar integral.

¿Querés saber más? Descargá nuestro E-book sobre Porcicultura de Precisión.

924288152

Los antropólogos afirman que el hombre comenzó a domesticar animales desde el año 9000 antes de Cristo. El cerdo fue domesticado alrededor del año 7000 a.C. y la res por el año 6550 a.C. Desde entonces, y a lo largo de toda la historia de la civilización, las carnes se convirtieron en íconos de las dietas, las culturas y las costumbres de las sociedades más diversas a lo largo de todo el mundo, y con una tendencia de consumo creciente.

 

En efecto, en las últimas décadas el consumo de carne aumentó el doble que la población del mundo. Hacia 1950, el planeta producía 50 millones de toneladas de carne por año; ahora, casi seis veces más y  se prevé que vuelva a duplicarse en 2030.

 

Un punto importante: este crecimiento sostenido en la producción y consumo de carnes se está manifestando en el marco de profundos cambios de paradigmas. Para este cumplimiento de nuevos objetivos y exigencias del mercado, la Porcicultura de Precisión es la respuesta moderna.

Las tendencias muestran que se avanza hacia métodos de producción sustentables ambientalmente, con gran enfoque en la sanidad animal y la bioseguridad en pos de conseguir productos cada vez más naturales y saludables.

Nuevo llamado a la acción

Post Recientes

Modelo tecnológico óptimo para granjas de 1.000 madres

read more

Ecuación de negocios: Proyecto de Inversión Criadero de 1.000 Madres

read more

3K PIG: Modelo de producción vertical para 20.000 madres

read more